<img alt="" src="https://secure.leadforensics.com/11743.png" style="display:none;">

Si tu empresa depende de un control de calidad continuo, realizado tradicionalmente por alguna persona, es posible que ya hayas oído hablar de la tecnología de visión artificial.

Si todo esto suena complicado es porque las diversas tecnologías que intervienen en la creación de un buen sistema de visión artificial pueden ser muy sofisticadas. Sin embargo, los beneficios que aporta a numerosos sectores industriales deberían ser entendidos por los ejecutivos de cualquier empresa.

En su definición más simple, la visión artificial es cuando una máquina imita a la inspección visual realizada por una persona, pero utiliza una tecnología que supera las capacidades sensoriales humanas. Se usa en todo tipo de aplicaciones, desde inspección de calidad en fábricas hasta las decisiones de arbitraje en deportes.

En términos puramente técnicos, la visión artificial reúne tecnologías existentes como cámaras de alta resolución, procesado de imágenes y Big Data para permitir que un PC interprete información visual. Sin intervención humana, estos PCs pueden poner en marcha otros procesos automatizados, como instruir a los sistemas robóticos para que actúen.

Actualmente, los sistemas de visión artificial se utilizan ampliamente en la fabricación o en cualquier industria que requiera precisión y fiabilidad en los procesos de orientación, medición, inspección o identificación. Las implicaciones de la visión artificial para el futuro son enormes, y los beneficios se extienden a sectores tan variados como la sanidad, la agricultura y el mundo empresarial en general. Con mejoras y avances que suceden todo el tiempo, la visión artificial está preparada para transformar aún más los procesos de producción, impulsar la eficiencia y mejorar los estándares de una manera que nunca antes habíamos visto.

Razones para que las empresas usen la visión artificial

Desde su inicio en la década de 1950, pasando por el primer curso de visión artificial en el MIT en la década de 1970, hasta sus múltiples usos en la actualidad, la visión artificial ha pasado de la informática conceptual a convertirse en una pieza clave en los procesos de fabricación. Los últimos sistemas ofrecen soluciones increíblemente flexibles que ayudan a identificar defectos, clasificar productos y completar una variedad de tareas de manera más rápida y eficiente que el trabajo humano.

Hoy en día, cualquier empresa que produzca artículos de acuerdo a un estándar específico podría beneficiarse de la visión artificial como parte de su proceso de fabricación. La creación de piezas de equipamiento complejas para su uso en dispositivos médicos, por ejemplo, o sensores que terminarán en un automóvil o una aeronave requieren precisión y fiabilidad: no hay lugar a errores.

Las industrias con fuerte regulación, como las grandes farmacéuticas, dependen cada vez más de la visión artificial para detectar anomalías en sus medicamentos. De hecho, las nuevas directrices de Buenas Prácticas de Fabricación (BPM) de la UE que se están aprobando actualmente, indican que la inspección humana no será aceptada una vez que la nueva legislación esté finalizada.

Con la minimización de riesgos en el foco de los procesos de fabricación, la visión artificial jugará un papel cada vez más indispensable en la eliminación de los riesgos asociados con el error humano.

¿La visión artificial solo es adecuada para la industria pesada?

Las aplicaciones más obvias de la visión se adaptan a las empresas que usan maquinaria pesada, o al menos a fábricas que operan con líneas de producción.

Las aplicaciones típicas incluyen:

  • Fabricación de automóviles
  • Inspección de piezas del motor
  • Inspección de etiquetas en productos
  • Verificación de defectos en dispositivos médicos y otros dispositivos
  • Clasificación de comida
  • Verificación de códigos de datos
  • Inspección de embalaje
  • Lectura de códigos de barras
  • Comprobación de componentes de ingeniería

La visión artificial se desarrolló principalmente en la industria pesada, usando el hardware como componente clave y dejando un poco de lado al software. Una buena analogía podría ser el software de los escáneres de escritorio: poco intuitivos, mal diseñados y con funcionalidad limitada.

Sin embargo, la visión artificial está llegando cada vez más a otras industrias. En la actualidad hay aplicaciones disponibles de forma gratuita que convierten un teléfono inteligente en un pequeño sistema de visión. Ésta se está usando cada vez más en coches autónomos, aparcamientos sin tickets, que capturan tu número de matrícula en la entrada y todo tipo de productos de la Industria 4.0 y el Internet de las Cosas (IoT).

Si bien la industria pesada sigue siendo líder en lo que respecta a la aplicación sistemática de visión artificial, la sofisticada tecnología informática y la disponibilidad de equipamiento desarrollado para el mercado en general están mejorando su eficacia y disminuyendo los costes. Esta es una gran noticia para las empresas más pequeñas e innovadoras que necesitan más flexibilidad y agilidad en sus líneas de producción para satisfacer la creciente demanda de personalización de sus clientes.

Visión Artificial 2.0

La disponibilidad de sensores más avanzados con mayor densidad de píxeles, el desarrollo de algoritmos de visión, el aprendizaje profundo (Deep learning) y las herramientas estadísticas, además de la proliferación de la computación en la nube, son solo algunas de las nuevas tecnologías liderando la evolución de la visión artificial.

Reforzada por la analítica de datos, la conectividad y el almacenamiento ilimitado de datos, la visión artificial ya ha recorrido un largo camino. Mientras que anteriormente solo se podían ofrecer aplicaciones estáticas de inspección en aplicaciones pass / fail, en la actualidad, la visión ya no es simplemente una herramienta reactiva. Se está convirtiendo en una herramienta de recopilación de datos que respalda la prevención de defectos.

Los datos recopilados por la próxima generación de sistemas de visión artificial ayudarán a las empresas a comprender mejor sus complejos procesos de fabricación e impulsará una colaboración más efectiva a lo largo de toda la cadena de suministro y entre ingenieros, trabajadores de producción y administración comercial, en tiempo real.

Para comprender más acerca de la visión artificial y cómo puede impulsar las eficiencias comerciales, visite nuestra página dedicada.

Aprende Más

Comentarios

LA VISIÓN ARTIFICIAL PROPORCIONA A LOS ORDENADORES LA CAPACIDAD DE VER

La visión artificial permite que los ordenadores puedan leer códigos de barra, códigos data matrix, marcado de piezas, reconocimiento óptico de caracteres (OCR) y verificación óptica de caracteres (OCV). – Aprende más sobre la tecnología de visión artificial aquí.

machine-vision-strip-cta-spanish.png